22 de abril de 2015

Travesía en kayak del Parque Natural Cabo de Gata y Níjar

 No podía dejar en el olvido la entrada más celebre de mi antiguo blog y uno de los viajes más placenteros de mi vida, y es que, cuando te propones por primera vez recorrer parte de una costa en kayak te invade una mezcla de temor,respeto y emoción, parecido a estar al pie de una pared y su inminente escalada. Al final como casi siempre resultó ser una gran travesía y, sin duda, una de mis mejores experiencias.
 Decidimos comenzar en un pueblo de las costa almeriense cuyo nombre es impronunciable por sus propios pescadores,ellos lo llaman "el pueblo", supersticiones. Allí preparamos y cargamos los barcos,hay que llevar provisiones para varios días. Esto no es necesario ya que a poco que se navegue se llega a alguna población donde poder aprovisionar. Pero nuestra idea era ser auto-suficientes incluso con el agua para beber. Comenzamos avanzada la tarde, esta primera y corta etapa termino en la playa de Agua Amarga.




Recomiendo no realizar la travesía en los meses de Julio o Agosto, nosotros la hicimos en Junio y había poca gente en las playas. La acampada está prohibida en todo el Parque Natural pero la Guardia Civil solía dar cuartelillo a los piragüeros, de esto hace ya unos cuantos años no se como estara el tema ahora, seguramente más restrictivo.




 Fabulosa la cala de San Pedro, no llegan ni carreteras ni carriles,solo un sendero y el mar. Varios años más tarde volví a ella en plena temporada estival, nada que ver, casi sin lugar para tumbarse en su fina arena.


El siguiente pueblo, las Negras, ¡¡divertido por las noches!!

Poco después una de las playas mas famosas de la costa, El Playazo.

Ya en Junio como es normal el sol aprieta, nuestro plan era sencillo, remar en horas frescas del día, así que después de desayunar navegamos el tramo más largo para a media mañana parar en la cala que nos apeteciera y allí pasar entre baños de sol y agua las horas más calurosas del día. Por la tarde volvíamos a remar otro tramo hasta encontrar otra calita donde dormir.



Así el siguiente pueblo La Isleta del Moro. Muy pequeño pero con mucho encanto.





En San José hicimos una pequeña parada para tomar un segundo desayuno,no estuvimos mucho tiempo, es el centro turístico del Parque y donde más gente se aglutina. Así que seguimos hasta otra de las playas más emblemáticas, Genoveses.

Dejando atrás esta maravillosa playa nos esperaba una serie de calas en cuales decidimos pasar una noche, no era el plan pero nos vimos atrapados por su belleza, las calas Del Barronal son para mi las más elegantes, con su quietud, el tiempo se para al atardecer,unas sensaciones únicas.







Pasamos Monsul y poco después estábamos bajo el faro del Cabo de Gata...bordearlo y ruta terminada.



Final, en total unos 60 kms de travesía en 3 días. Inolvidable.